Violetas para ti
tengo yo una canción,
la misma que aprendí
en tu antiguo pregón.
¿Te acuerdas en la Alhambra,
al pie del Albaicín,
juntos en el jardín
que nos dio su ocasión?
Sabes que ya no habrá primavera
si tú no estás aquí, violetera.
La primavera ha venido y
yo sé por qué ha sido.
Entre las flores que ofreces
es como una flor .
Piensa que en esta corte francesa
eres más que gitana, princesa.
Violeta de España,
tú en tierra extraña
vives para el recuerdo
de aquel amor.
Yo tuve un ruiseñor
que llegó a suspirar
para qué quiero amor
si nadie me va a amar.
Ramito de violetas
que luzco en el ojal,
me siento emperador
de violeta imperial.
Era un cielo de primavera
cuando me dijo la víoletera:
Cómpreme usted mis violetas
que son las primeras,
van a traerle la suerte
su suerte es mi flor.
Vuelve a tu rincón de la Alhambra
donde copia la luna tu zambra.
Violeta de España,
tú en tierra extraña
vives dando sentido
a mi amor.
(J. M. Arozamena y F. López)